Buscar
Close this search box.

Militantes de Morena se aburren y se van del cierre de precampaña en Texcoco

Habían transcurrido tres horas desde que llegó el primer contingente de militantes y simpatizantes de Morena al recinto ferial de Texcoco. El sol de medio día pegaba ferozmente, aunque la multitud se mantuvo entretenida con el grupo musical de Salsa Niche.

El evento organizado por la cúpula del GAP que prometió haría temblar a los priistas comenzaba tarde, de la maestra Delfina Gómez y comitiva no se sabía nada.

Unos militantes optaron por entretenerse bailando salsa. Otros gritando ¡Delfina, Delfina! Otros tantos esperando en una larga fila para entrar al baño.

Todo era emoción hasta que el cantante intentó bromear con los asistentes. ¡Levanten la mano las mujeres tóxicas!, ¡ahora levanten las mano las mujeres vírgenes! Sin la reacción esperada terminó rápidamente su comentario con un ¡mentirosas!

La música continuó por un par de minutos, pero el calor no daba tregua. Entonces, los militantes de Morena en Texcoco comenzaron a juntarse en las vallas, a lo lejos se apreciaba como decencia del vehículo la maestra y comitiva.

 “¡Delfina, una foto!”, expresaban todos los que tenían oportunidad de acercarse a ella. Unos metros adelante iban Óscar González, del PT y el dirigente estatal del Verde Ecologista, José Couttolenc. Después venía Horacio Duarte, coordinador de precampaña, detrás de ellos la maestra, junto con el dirigente nacional, Mario Delgado, el delegado especial, Higinio Martínez y Martha Guerrero, dirigente de Morena en el Estado de México. Adán Augusto López, secretario de Gobernación, fue el último en entrar.

Ya en el templete PT y Verde intervinieron rápidamente, fue en el discurso de Higinio Martínez donde los asistentes comenzaron a desesperarse. El senador recordó su trayectoria y la de Delfina Gómez, su intervención se prolongó hasta 25 minutos. Además, fue el único que dejó ver su molestia porque el PRI realizó su cierre de precampaña a menos de 3 kilómetros.

El senador Martínez Miranda terminó como arrancó la precampaña, con una rechifla. Lo mismo ocurrió con Horacio Duarte, solo que la desesperación y el calor provocaron la desbandada de morenistas.

Los primeros en irse fueron los contingentes de Tultitlán y Chimalhuacán, para cuando fue el turno de la intervención de la precandidata, ya se veían sillas vacías.

Al parecer, los militantes del oriente del estado y sus paisanos no resistieron el clima; aunado a los largos discursos, poco a poco la dejaron sola.

Cuestiones de Política 

Directorio